jueves, 5 de marzo de 2009

Documentos fílmicos sobre Jiang Qing en los años 70.



Continuando sobre mis entradas dedicadas a la Revolución Cultural en China, comparto ahora dos extractos del documental "Mao. Une Historie Chinoise" (escrito por el investigador norteamericano Philip Short y realizado por el director francés Adran Maben), en él nos presentan documentos fílmicos oficiales chinos y algunas entrevistas con testigos de los acontecimientos de aquella época y en un capítulo especial en referencia a Jiang Qing, esposa de Mao y una de las figuras más controvertidas y contradictorias de la historia de China en los últimos tiempos.

Como ya he expuesto en las entradas anteriores, Jiang Qing fue considerada durante avarios años la promotora de la revolución cultural en las artes escénicas, y es después de la muerte de Mao que todo cambia, incluyendo la manera de ver los acontecimientos en China; la historia se reescribe y ella es sino borrada sí menospreciada, ridiculizada y atacada por todo los medios posibles. Madame Mao viene a ser un epíteto ridiculizante en occidente.

Los dos extractos están en francés y en chino, pero lo valioso del documento nos obligará a hacer un esfuerzo para comprenderlos. Trataré de ayudar en algo.

El primer video es un pequeña parte del documental oficial sobre la visita que hizo a China en 1972 el presidente norteamericano Richard Nixon, y cómo Jiang Qing le preparó una función especial de uno de sus ballets revolucionarios más famosos "El destacamento rojo de mujeres".




El segundo extracto, mucho más interesante a mi parecer, es un recuento de los últimos momento políticos de Jiang Qing después de la muerte de Mao con algunos testimonios de personas que estuvieron cerca de ella o la conocieron.

El primer testimonio es de una mujer que con bastante sinceridad habla de las reacciones de gusto y satisfacción ante el anuncio de la detención y próximo enjuiciamiento de madame Mao, gusto y satisfacción que se debían a un odio enraizado en mucha gente debido a su comportamiento mientras detentaba el poder.

El segundo testimonio es el de su ex-secretario particular, hombre que a mi parecer expresa no su recuerdo sino aquello que se debe recordar; es muy curioso que sus palabras sean similares a cuanto se puede leer oficialmente de cómo era Jiang Qing. incluyendo un tono irónico y ridiculizador; habla de su intolerancia, de su megalomanía, de su ridiculez, de su falta de talento, de su deseo de ser reina de China (sic), y todo ello aparece en los artículos oficiales que la atacaban y fomentaban su desprecio.

El tercer testimonio es el de un norteamericano con una curiosa historia: siendo un ferviente creyente de la revolución comunista emigró a China en los años 50 y tuvo la oportunidad de encontrarse con Mao en algunas ocasiones, sin mebargo esa cierta cercanía no le evitó ser encarcelado (por muy curiosas razones del destino) en dos o tres ocasiones, la última de ellas en 1976 cuando Jiang Qing fue llevada a la cárcel; él cuenta cómo la escuchó "declamar" ciertas frases de apoyo leal a Mao, y cómo después se escuchaba la algarabía del pueblo que llegaba en ordas a Pekín para celebrar la detención; en otro dato curioso, él también hace un comentario irónico sobre Jiang Qing, burlándose de ella y después de imitar las frases de lealtad a Mao, dice que era muy mala actriz y que declamaba esas frases pésimamente.

Posteriormente viene el juicio que fue televisado mundialmente (tengo algunos recuerdos de las notas de los noticieros de televisión en México), ahí vemos a una Jiang Qing degradada y humillada, defendiéndose y gritando a los asistentes que ríen ante cada una de sus frases: - "¡Yo fui la única mujer que estuvo con Mao durante la guerra, la única!", y después despreciante les pregunta, -"¿Quien fue con él? ¿dónde estaban ustedes?"-. Jiang Qing fue condenada a muerte, pero al final recluída de por vida; murió de un aparente suicido a principios de los años 80.



Después de la lectura del artículo de la revista "China Reconstruye" en una entrada anterior de este Blog, ver estas imagenes, las imágenes reales y escuchar las palabras de Jiang Qing defendiéndose, y en especial oír y ver la ridiculización que hacen de esas palabras los espectadores en la sala de juicio y sus testigos, descrubro una vez más lo terrible que es la manipulación del pueblo, de la información, y de lo monstruoso que es el poder cuando se ejerce, y más aún lo terrorífico que es cuando se revierte en tu contra.


1 comentario:

  1. Hola Gustavo, primero felicitarte por tu trabajo y por todo lo que haces. Soy un estudiante de bachillerato y estoy haciendo mi trabajo de investigación sobre Jiang Qing o Madame Mao, he visto que sabes algo y tienes dos vídeos que ya no se pueden ver por youtube, por favor, te agradecería si me pudieras facilitar una dirección o lino donde pueda encontrarlos de nuevo o enviármelos si los tienes tu. Y si sabes algo sobre la señora Mao te agradecería también que me pudieras facilitar información sobre ella o si conoces a alguien que sepa algo de ella. Muchísimas gracias.

    Mi correo es: yezhou17 @gmail.com

    ResponderEliminar

Gustavo Thomas. Get yours at bighugelabs.com

Si tienes algún interés en usar cualquiera de los artículos, imágenes o videos que aparecen dentro de este Blog, contacta antes de usarlos al autor del Blog, dejando tu correo en los comentarios de la entrada que te interesa.