sábado, 21 de febrero de 2009

La dramaturgia mexicana en la R.P. China. Comentarios a un artículo de la revista "China Hoy".




Dentro de mi búsqueda por los archivos digitales de la revista “China Hoy” ( la antigua “China reconstruye”), encontré un curioso artículo donde el autor Lin Yi’An, un reconocido traductor y estudioso del español latinoamericano, habla sobre la literatura mexicana en China (1).

El artículo bien podría haberse llamado “Historia de las publicaciones de literatura mexicana en China y mis contactos con ella”, pues en realidad de eso trata. Lin Yi’An hace un recuento de lo publicado y mostrado en China desde la creación de la república popular. Autores, fechas y nombres de las publicaciones, algunas portadas, un poco sobre los traductores de las publicaciones más importantes y algunas anécdotas con los escritores que conoció y mucho de ello con sus respectivas fotos.

Casi al final del artículo (publicados en dos partes en internet) hace un pequeñísimo recuento de los medios escénicos y cinematográficos escritos por mexicanos y mostrados en China. La cifra es entonces lamentable: algunas películas de la época dorada de los años 40 y 50, “Como agua para chocolate” (novela publicada), y sobre el teatro y sus dramaturgos... deplorable. Lin Yi’An primero nos informa de una traducción no oficial, no publicada, de El Gesticulador de Rodolfo Usigli... Entonces tiene que hacer una curiosa aclaración como introducción al tema de la dramaturgia mexicana: “En China sólo las obras de grandes dramaturgos extranjeros, a saber Shakespeare, Moliere, Arthur Miller y Dürrenmatt, podrían ser escenificadas, mientras que los dramas latinoamericanos interpretados y llevados a escena fueron muy raros.(2) La frase “podrían ser escenificadas” es a mi parecer muy elocuene sobre la situación del teatro en esta nación.

El pequeño párrafo (que cito más adelante) se cobija entonces en la dramaturgia latinoamericana escenificada en China, ¡4 autores!, y sólo uno, ¡uno!, mexicano, Pablo Salinas, con “Las bellas imágenes” que fue escenificada en los años 80, televisada y finalmente publicada en la revista “Literatura mundial” en 1989.

Aquí el párrafo del artículo de Lin que resume toda nuestra presencia teatral en China:

En China sólo las obras de grandes dramaturgos extranjeros, a saber Shakespeare, Moliere, Arthur Miller y Dürrenmatt, podrían ser escenificadas, mientras que los dramas latinoamericanos interpretados y llevados a escena fueron muy raros. Durante medio siglo, desde la Nueva China, cuatro similares gozaron del honor señalado, A Raposa e as Uvas, de Guilherme Figueredo (1915-), de Brasil, El centroforward murió al amanecer, de Agustín Cuzzani (1924-), de Argentina, Cañaveral, de Paco Alfondo (Anónimo), de Cuba, y Las bellas imágenes, de Pablo Salinas (1926-). Los primeros tres se representaron a finales de los años 50 y a comienzos de los 60 y la última fue traducida por Yang Mingjiang, quien estuvo trabajando en México por largo tiempo. Su versión fue editada mediante revisiones en el quinto número de 1989 de Literatura Mundial. El mismo año el drama fue llevado a escena en la pequeña sala del Teatro de Arte Juvenil de China, dirigido por Wang Pei, conocido director de escena, con pleno éxito. Wang apreció altamente el drama, diciendo que “en un cuento nada es nuevo y ningún argumento poco complicado. Mediante un encuentro casual de dos personajes y una rica connotación ideológica e impactante de la crítica de los vicios de la época en la vida real, el autor creó un gran tema de contradicción entre una personalidad falsa y una auténtica”. Añadió que este tema no se limita en una persona, una nación, un país… Se necesita reflexionar en todos los sentidos. (...)(3)

Ante esa imponente presencia de nuestra dramaturgia en la República Popular de China me he quedado sin habla. De cualquier manera no me extrañan esos ralos y fríos datos, en casi 4 años que llevo viviendo en China no he visto desfilar un solo montaje teatral mexicano (...y ha habido algunos festivales de cultura mexicana organizados por la embajada de México), y sólo he visto llegar la publicación de un escritor mexicano de renombre, Sergio Pitol, quien visitó Pekín para dar algunas conferencias (sobre Cervantes) en 2005. (4)

Curioso y extraño artículo en ésta revista fundada en los años 50 por la esposa de Sun Yat-Sen, texto escrito con todo un tinte de la China vieja de los años 70 y 80, haciendo un ánalisis ‘productivo” de esa historia de las traducciones mexicanas en China y mostrando su evolución como si siempre hubiera alguien evaluando su trayectoria y funcionalidad.

Escribir teatro y producir teatro en China es hoy por hoy uno de los más complicados trabajos dentro del campo de las artes en esta país, aún más difícil que hacer cine; simplemente no pueden escribirse nuevas obras de teatro, la censura es total, no existe presupuesto ni instituciones que lo fomenten, la iniciativa privada está negada a lidiar con la censura y sólo invierte en comedias musicales y comedias de éxito provenientes de Hong Kong o versiones de vodeviles norteamericanos; un dramaturgo arriesga mucho dedicándose a una profesión artística donde no habrá absolutamente ninguna retribución ni económica ni social. ¿por qué habrían de promover la dramaturgia de otros países?

Por mi parte nunca he sentido el impulso de montar o buscar publicar algunas de mis piezas en China, nunca le he visto el sentido; prefiero esperar a que en la lejanía y en el paso del tiempo las cosas cambien para cierto bien en el campo de la libertad creadora dentro de la escena de este país.








(1) Curiosamente en su versión en internet, el título de la primera parte de este artículo se publicó como “La Literature (sic) mexicana en China”, mientras la segunda parte el error fue corregido, “La literatura mexicana en China (II)”. El artículo no está fechado.
(2)
“La literatura mexicana en China (II)”
(3)
“La literatura mexicana en China (II)”
(4) Conocí a Sergio Pitol en una recepción que se le hizo en la embajada de México en China, y posteriormente pude intercambiar algunas palabras con él en una cena que le ofreció el embajador Sergio Lei. Pitol vivió en Pekín a principios de los años 60 cuando trabajaba como diplomático para la Secretaria de Relaciones Exteriores de México.





3 comentarios:

  1. Hola Gustavo:

    Recibe desde Tepoztlán un saludo cordial.

    Soy Adriana Jaime, alumna del maestro González Caballero.
    El motivo por el que te escribo es porque necesito reunir material sobre el taller de Estilo Griego del maestro. Entre lo reunido solo tengo apuntes y algunas fotografías de las cuales el maestro retomó las figuras y los símbolos. Me gustaría saber si tú conservas escritos de este taller.
    Agradezco tu atención y deseo para tí muchas más experiencias, Gracias por compartirlas de esta forma.
    Adriana
    esfeerica@gmail.com

    ResponderEliminar
  2. soy karen castillo solo keria agradecerte por aver creado esta pagina me ayudo mucho ya que en el instituto simon bergaño y villegas que es en donde estudio me pidieron esta informacion y me ayudo mucho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Karen, es un gran gusto poder ayudar en algo a tu formación cultural y teatral. Un saludo.

      Eliminar

Gustavo Thomas. Get yours at bighugelabs.com

Si tienes algún interés en usar cualquiera de los artículos, imágenes o videos que aparecen dentro de este Blog, contacta antes de usarlos al autor del Blog, dejando tu correo en los comentarios de la entrada que te interesa.