lunes, 12 de julio de 2010

La técnica de Hitler para decir un discurso político




Leyendo "The Coming of the Third Reich" de Richard J. Evans me encontré con un curioso párrafo dedicado a la técnica que Hitler utlizaba para decir discursos durante sus primeros años como político (es decir, la técnica que lo llevó al éxito). Aunque corto (por pequeño) este análisis histórico es importante para comprender cómo Hitler influyó a través de su discurso en la mente de varios millones de alemanes y en muchos otros millones en todo el mundo en ese momento de la historia, es también, creo yo, un interesante ejemplo de una técnica de actuación, tan simple como eso; y más aún, "la técnica" está descrita en una forma muy práctica por parte de Evans, así que es hasta funcional para actores y oradores (si no tienen problemas morales y políticos con este tipo de eventos del pasado, por supuesto):



"Mientras que los políticos de derecha dictaban conferencias, o hablaban en un estilo que era rimbombante y pomposo, plano y aburrido, o áspero y brutal, Hitler siguió el modelo de los oradores socialdemócratas como Eisner, o el de los agitadores de izquierda de quien más tarde afirmó haber aprendido de ellos en Viena. Y se ganó gran parte de su éxito como orador diciendo a su público lo que querían oír. Utilizó un lenguaje sencillo y directo que la gente común podía entender, con frases cortas, potente, emotivo y lleno de consignas. A menudo, para captar la atención de su público, principiaba hablando en voz baja, poco a poco llegaría a un punto culminante, su voz adquiría profundidad, en lugar de una voz ronca levantaría el tono de la voz, una escalada en un crescendo hasta despotricar y gritar en el final, todo acompañado por cuidadosamente ensayados gestos dramáticos; con el rostro resplandeciente de sudor, su lacio, pelo oscuro cayendo hacia delante por la cara mientras manejaba a su público llevándolo hacia una emotividad frenética. No había calificativos en lo que decía, todo era absoluto, sin concesiones, irrevocable, sin desviaciones, inalterable, final. Parecía, como muchos que escucharon sus primeros discursos testifican, hablar directamente del corazón, expresando sus más profundos miedos y deseos. Cada vez más, en demasía, rezumaba confianza en sí mismo, agresión, una creencia en el triunfo final de su partido, hasta un sentimiento de destino. (...)" (Pág. 172.)




Por supuesto hoy esta "escuela" de técnica de expresión vocal es totalmente reconocible y muy mal recibida si se llega a utilizar en forma similar, sin duda fue la cumbre y el final de su tipo (tan poderosa como era), pero aún así, insisto, sigue siendo una técnica teatral, una manera de producir reacciones en los espectadores a través de la voz y los gestos. Debería entonces hacerse un colorido análisis en ese sentido, pero no por mí claro está, que yo sólo quería compartir esta curiosidad a la gente interesada en el teatro.



Como muchos lo han dicho antes que yo, el teatro y sus técnicas se pueden utilizar para transformar la vida real una y otra y otra vez (la historia lo demuestra), pero recordemos que al final son eso técnicas del actor.









Nota: No quise publicar ningún vídeo de los discursos de Hitler porque todos son propaganda editada por el gobierno nazi o por sus seguidores actuales, editados de esa manera simplemente no sirven para mostrar la línea técnica del discurso de Hitler de la que habla Evans. Funcionaría en todo caso para mostrar la maestría de la edición de Leni Riefenstahl, pero ese es otro tema.


(1) Cita original en inglés de The Coming of the Third Reich"While the conventional right-wing politicians delivered lectures, or spoke in a style that was orotund and pompous, flat and dull, or rough and brutish, Hitler followed the model of Social Democratic orators such as Eisner, or the left-wing agitators from whom he later claimed to have learned in Vienna. And he gained much of his oratorical success by telling his audiences what they wanted to hear. He used simple, straightforward language that ordinary people could understand, short sentences, powerful, emotive slogans. Often beginning a speech quietly, to capture his audience's attention, he would gradually build to a climax, his deep, rather hoarse voice would rise in pitch, climbing in a crescendo to a ranting and screaming finale, accompanied by carefully rehearsed dramatic gestures, his face glistening with sweat, his lank, dark hair falling forward over his face as he worked his audience into a frenzy emotion. There were no qualifications in what he said; everything was absolute, uncompromising, irrevocable, undeviating, unalterable, final. He seemed, as many who listened to hi early speeches testified, to speak straight from the heart, and to express their own deepest fears and desires. Increasingly, too, he exuded self-confidence, aggression, belief in the ultimate triumph of his party, even a sense of destiny. (...)" (Page 172.)


   

3 comentarios:

  1. está super interesante este post, yo estoy empezando mi tesis (estudio Publicidad) y quiero hablar sobre la propaganda en la 2da guerra mundial, específicamente las técnicas que utilizó Hitler en sus discursos y como surgían efectos...
    Si pudieramos estar en contacto estaría eternamente agradecida
    diana89.dmac@gmail.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Diana,
      seguramente no te seré de gran utilidad; el artículo (si así lo puedo llamar) surgió solo por exponer una curiosidad que había encontrado al leer el libro de Evans. No tendría mucho más qué decir sobre ello.

      Eliminar
  2. que interesante tema, sobre la oratoria

    ResponderEliminar

Gustavo Thomas. Get yours at bighugelabs.com

Si tienes algún interés en usar cualquiera de los artículos, imágenes o videos que aparecen dentro de este Blog, contacta antes de usarlos al autor del Blog, dejando tu correo en los comentarios de la entrada que te interesa.